Como elegir el sujetador ideal

7 de cada 10 mujeres no llevamos el sujetador adecuado. Y elegir el que más nos conviene es clave no solo para mantener el pecho bello sino también para evitar problemas de salud.

Saber elegir

Cómodo, práctico, sexy, deportivo… Sea como sea, el sujetador tiene una función básica: ser ese músculo que al pecho le falta y que previene su caída prematura.

Elegir el sujetador adecuado también evita problemas de salud. Y la lista es larga: de espalda, hombros, cuello, senos e incluso dolores de cabeza y dificultades respiratorias debido a la excesiva presión que una talla inadecuada puede realizar sobre el esternón.

¿Por qué no usamos nuestra talla?

sujetador-ideal

elegir el sujetador ideal

Destacar: Hay quien usa una talla menos pensando que así realza el pecho, cuando es mejor haciéndolo con un modelo push-up pero de nuestra talla. O a la inversa, usa una más pensando en comodidad.

Sin ropa: Otro error es tomar medidas con la ropa puesta. Hay que hacerlo sin ropa y en días que no tengas la regla, porque durante la menstruación el tamaño del pecho aumenta.

Prever cambios: Ten en cuenta que la edad y los cambios hormonales o de peso : modifican el volumen y la forma del pecho, con lo que es aconsejable que vuelvas a medirte antes de comprarte uno nuevo.

Elige el sujetador perfecto

Nivel de sujeción: Para medirlo, sube tus brazos. Si al hacerlo el sujetador se mueve, es que te queda grande. Y al contrario, si te cuesta moverte o se sale, es que te queda algo pequeño.

Elástico inferior: Si notas que te aprieta o al sacártelo te deja marcas muy pronunciadas es que llevas una talla inferior a la que te corresponde por tu contorno.

Copas: Deben recoger bien todo el pecho, sin clavarse en los lados si llevan aro. Acomoda el pecho dentro de ellas.

Tirantes: No deben caer, ni marcarte los hombros o subir la parte de atrás del sujetador. A más talla, más anchos deben ser.

Cierre: Ciérralo por los corchetes que hagan que no te deje marcas y que permitan que la parte trasera se alinee con la delantera, sin quedar más alta.

A cada pecho su sujetador

Pechos separados: Con refuerzo lateral que empuja el pecho hacia el centro para juntarlo.

Para pecho pequeño: De copa baja, son ideales para las que quieren lucir escotes.

Para pecho grande: Sujetador reductor a partir de una copa C. Distribuye el pecho sin llegar a oprimirlo, aliviando la carga de la espalda.

De gran sujeción. La copa está reforzada para que el tejido no ceda. Deben tener los tirantes anchos para mayor sujeción

Para pechos desiguales: Con forma y con aros. Si la diferencia es grande, escógelo con rellenos extraíbles y retira el del seno más grande.

Calcula la talla y copa

Para saber la talla. Mide el contorno torácico justo por debajo del pecho. El valor obtenido será tu talla, que va de la 80 a 115 o más.

Para saber tú copa. Mide tu pecho por la parte más voluminosa (sobre el centro del pezón) y réstale lo que mide tu contorno (talla). Con la medida que obtengas, mira la letra que te corresponde. En la mayoría de fabricantes te aparecerá de esta forma:

A 12-14 cm
B 14-16 cm
C 16-18 cm
D 18-20 cm
E 20-22 cm

¿Con cuál me quedo?

Lo ideal es contar con 5 o 6 sujetadores: para ir cómoda, para ocasiones, para hacer deporte… etc.

Para el día a día van muy bien los tejidos naturales ya que se adapta y sujeta el pecho, y es transpirable. Los tejidos elásticos como la lycra o el elastano no mantienen bien el pecho y pueden causar irritaciones en las zonas sensibles. Mejor guardar estos modelos para ocasiones especiales.

Deben quedar planos sobre el tórax y no deben clavarse en ninguna parte, ya que pueden ocasionar la aparición de bultos de grasa en el pecho. Y evítalos si haces deporte, has sufrido alguna operación, estás embarazada o das el pecho.

No es lo mismo trabajar en una oficina que en una guardería, por ejemplo. Dependiendo de los esfuerzos que realices, necesitarás un sujetador de mayor o menor sujeción.

¿Cómo cuidarlo?

Lávalo a mano. Con jabón suave, agua fría o templada y el tiempo que te indique el fabricante porque usar mucho jabón o sumergirlo demasiado debilita el tejido. En la lavadora. Dentro de una redecilla, con un programa suave y a baja temperatura.

Sin secadora. Sécalo al aire. La secadora desgasta los tejidos. Guárdalo sin doblar. No pongas una copa dentro de la otra porque se deforman.

Renuévalo con frecuencia. Un sujetador suele durar en buenas condiciones de 6 a 9 meses. Pero depende del uso y los cuidados que le des. Y, por supuesto, cuantos más sujetadores tengas y más los rotes, más te durarán. Renuévalo cuando sientas que tu pecho ya no está bien sujeto o cuando veas que las copas han perdido la forma.

2 Comments
  1. 26 octubre, 2014
    • 27 octubre, 2014

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *