Equinoterapia, una excelente terapia de sanación

La equinoterapia es una forma de terapia que utiliza la interacción con los cabellos para conseguir en los pacientes  una mejora física, ocupacional o emocional.

Este tipo de tratamientos se recomienda en personas que padecen de parálisis cerebral, hiperactividad, autismo, ansiedad, esquizofrenia o depresión, problemas de conducta, de abuso, síndrome de down, y otro tipo de condiciones mentales.

Es realmente impresionante lo que pueden lograr estos animales con las personas, incluso en la antigüedad los griegos recomendaban montar a caballo para prevenir y curar diversas dolencias.

Muchos especialistas la consideran como una terapia integral que además de cumplir funciones fisioterapéuticas, ofrece numerosos beneficios en el área psicológica, ayuda a la confianza, autoeficacia, la comunicación, la perspectiva, la habilidad para socializar, el control de los impulsos y el aprendizaje de los límites.

equinoterapia1

Dependiendo del objetivo que se desee lograr existen diversas técnicas, se requiere de un equipo profesional diferente, tales como son: Volteo terapéutico, hipoterapia, equitación psicopedagógica, equinoterapia social y terapias ecuestres ocupacionales.

Aunque es lo primero en que se piensa al saber de este tipo de tratamientos, resulta interesante saber que no se trata sólo de montar a caballo, durante las primeras sesiones la persona no debería ni tocar al animal. Los terapéuticos que son contratados para la equinoterapia son capaces de incluir la terapia cognitiva, al igual que los juegos y el habla, dependiendo del tipo de trastorno que padezca la persona,es capaz de tomar decisiones sobre el proceso y las técnicas aplicadas en la sesión.

Lo ideal sería que le caballo no fuera demasiado joven, entre 8 y 16 años sería perfecto, por otro lado no debería sobrepasar los 1,60 metros de altura. Es importante que posea un temperamento amable que garantice la seguridad del jinete y el paciente. No debe ser asustadizo y ser indiferente hacia los objetos que se mueven en su alrededor o las personas que lo tocan.

La seguridad es de mucha importancia en este tipo de terapias, en este sentido para comenzar es indispensable que el paciente posea un documento redactado por su médico especialista que certifique una aptitud apta para poder montar o realizar el tratamiento.

A parte, otros elementos son necesarios para mantenerse protegido, el uso del casco, por ejemplo es uno de ellos, ya que al final de cuentas se está trabajando con un animal que podría tener alguna mala reacción en un determinado momentos, aunque esto poco suceda.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *