LESIÓN DE MENISCO CAUSAS, SÍNTOMAS, DIAGNÓSTICO

Dolor e inflamación en la rodilla son los síntomas más comunes de un problema en un menisco. He aquí cómo diagnosticar y cuándo operar.

El menisco es un cojinete fibrocartilaginosa que forma media luna, que se encuentra entre dos superficies articulares en la rodilla. Los meniscos de la rodilla son dos: uno medial y otro lateral.

CAUSAS DE LESIONES

Son esencialmente dos, el primero consiste en el hecho de que el menisco se ve afectado por el desgaste y la degeneración natural de los tejidos sujetos a estrés. El otro es debido al trauma sufrido por la rodilla, especialmente en giros, más comunes en los deportes que requieren giros, como la danza, y los deportes de contacto como el fútbol y el rugby.

lesion del menisco

SÍNTOMAS

El más común es el dolor en la rodilla medial o lateral, lo que provoca la hinchazón y dificultad en el apoyo de la extremidad en el suelo. En algunas ocasiones también se puede experimentar claramente una especie de “choque”, que puede sonar como una campana de alarma.

DIAGNÓSTICO

Se evalúa primero la manera en que se produjo el posible trauma, o el tipo de movimiento al que se asocia el dolor. A continuación, se realizan los ensayos oportunos que evidenciaran un desgarro meniscal, son muchos y variados, y consisten en manipulaciones específicas realizadas manualmente en los miembros inferiores. Si se sospecha de una lesión, se debe hacer una resonancia magnética.

TIPOS DE LESIONES

Hay tres tipos diferentes de desgarro meniscal.

Radial: desde el borde de la meseta tibial hacia el centro del menisco.
Longitudinal: se crea en la media luna del menisco.
Solapa: Es como la lesión radial, pero se propaga en dirección longitudinal.

TRATAMIENTO

Para lesiones del tipo radial y longitudinal se deben tener en cuenta la estabilidad de la lesión y el tipo de actividad. Si se trata de personas que hacen deporte a nivel amateur y la lesión es estable, se puede intervenir con un tratamiento de fisioterapia adecuada a las circunstancias. Pero si posteriormente se vuelve inestable, es necesario recurrir a la cirugía. Para deportistas profesionales, es inevitable la intervención quirúrgica.

POST TRATAMIENTO

Si está afectado el menisco interno se requiere el uso de muletas durante la primera semana y se realizara fisioterapia sometiendo a la extremidad con una carga parcial; en 3-4 semanas se puede reanudar las actividades. En el caso del menisco externo la recuperación es mucho más larga, alcanzando los 45-50 días. En ambos casos, es esencial hacer terapia física.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *