Que provoca el Insomnio en nuestra salud

El insomnio resta calidad de vida (vas cansada/o, se te olvidan las cosas…) pero también salud. Y las mujeres somos mucho más propensas a sufrirlo. La buena noticia es que en la mayoría de los casos con buenos hábitos se soluciona
Cuando hablamos de vida sana tendemos a pensar en el tándem es ejercicio combinado con dieta. Dos aliados que alejan las enfermedades, sobre todo cardiovasculares. Y es cierto que resulta obligado ponerlos en práctica para cuidarnos. Pero… ¿y el sueño?

insomnio

Es igual de fundamental para una buena salud porque mientras duermes tu organismo no solo se recupera del esfuerzo diurno, también aprovecha para repararse. Por eso un insomnio crónico no solo puede provocar cansancio, también diabetes, hipertensión.

Un trastorno demasiado habitual A pesar de la importancia de un buen descanso, el insomnio es un mal en alza en los países desarrollados. Según datos, entre un 25 y un 35% de la población padece insomnio transitorio, y entre un 10 y un 15 lo sufre de forma crónica.

Las mujeres dormimos peor. En concreto, tenemos el doble de probabilidades de padecer insomnio que los hombres. ¿Las razones? Los vaivenes hormonales (la menopausia es en este sentido la etapa más crítica) pero también nuestra mayor tendencia a padecer ansiedad (dificulta la conciliación y el sueño profundo). Pero sea cual sea la causa que nos quita el sueño, puede solucionarse con ayuda del médico y buenos hábitos.

Tras una noche en vela estás más cansada y tardas más en reaccionar ante un estímulo. La piel brilla menos y las ojeras te delatan. Pero junto a estas señales externas hay otras más graves que no se aprecian a simple vista. Un mal descanso continuado tiene repercusiones tanto a corto como a largo plazo en tu salud.

La memoria te traiciona

Mientras duermes tu cerebro fija y organiza los recuerdos y establece las conexiones para crear nuevas ideas. Y es que la memoria no solo se almacena, sino que se construye cada día. Por eso, si no duermes puede traicionarte con falsos recuerdos (situaciones que no han ocurrido) según ha demostrado un estudio de la Universidad de Michigan (EE.UU). Además, una investigación publicada en la revista “Journal of Psychiatric Research” revela que el insomnio crónico podría favorecerla acumulación de placa amiloide en el cerebro, causa de alzhéimer.

El azúcar se descontrola

Dormir mal dificulta la secreción de insulina y, por tanto, la capacidad del organismo para procesar la glucosa, lo que dispara el riesgo de tener niveles altos de azúcar en sangre. Así lo demuestra un estudio de la Sociedad Endocrina de Estados Unidos. Estos efectos negativos se notan solo perdiendo 30 minutos de sueño a la semana.
Las defensas bajan

Otra investigación publicada revela que el insomnio interrumpe la actividad normal de los glóbulos blancos del sistema inmunitario. Lo que ocurre es que cuando pasas una mala noche, el cuerpo responde movilizando un gran número de células inmunes, igual que si se enfrentaran a un estrés físico, y eso supone un gran desgaste para las defensas. En resumen, que eres mucho más susceptible a infecciones.

Tu corazón no se recupera

En las fases profundas del sueño se recupera del esfuerzo diurno bajando el ritmo cardiaco.
Si no descansa sigue trabajando intensamente. La tensión se dispara y también el riesgo de cardiopatías.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *