Cómo saber si eres diabético: ¿Tengo diabetes?

Salud y medicina natural

La diabetes es una enfermedad caracterizada por la falta total o parcial de una hormona, la insulina, que tiene como función hacer que las células asimilen la glucosa para transformarla en energía.

Es una enfermedad crónica, pero en algunas ocasiones sólo aparece durante el embarazo y desaparece totalmente después del parto. ¿Por qué ocurre esto? La insulina regula los niveles de glucosa en la sangre y durante la gestación se desencadenan ciertos mecanismos contra la acción de esta hormona diabetescon el fin de que la sangre de la madre contenga azúcar suficiente para ella y para el feto.

Esto provoca que la sangre contenga más glucosa de la necesaria y el organismo responde a este exceso de azúcar fabricando más insulina, lo que motivará que los valores se normalicen. Sin embargo, algunas mujeres, no pueden producir más insulina por lo que las cifras de glucosa se elevarán tanto en la sangre como en la orina. Este proceso es el llamado diabetes gestacional.

Se trata de una de las complicaciones más frecuentes del embarazo, de ahí que a todas las embarazadas se les realice una prueba para saber si tienen o no este problema: el test de O’Sullivan. Es un análisis de sangre que se extrae a los 60 minutos de haber ingerido 50 gramos de glucosa, una especie de jarabe muy dulce que tendrás que tomar después de un primer análisis en ayunas.

Si la prueba es positiva, es decir, las cifras de glucosa son superiores a 140 mg/dl, se hará otra prueba similar (la curva de glucemia) para confirmar el diagnóstico de una diabetes gestacional. Esa curva indica la evolución de la glucosa en la sangre de forma muy precisa. Es una prueba larga ya que se miden los niveles durante cuatro horas, una vez que se ha ingerido 100 gramos de glucosa. Se extrae sangre cada hora y después, en el laboratorio, observarán cómo la ha metabolizado el organismo.

¿Quien tiene más riesgo de padecer este tipo de diabetes?

Las embarazadas mayores de 35 años, las mujeres con antecedentes de diabetes en su familia y las embarazadas obesas.

Actualmente, es posible normalizar las cifras de glucosa con una alimentación adecuada y ejercicio, y sólo en raros casos es conveniente administrar insulina.

La dieta es esencial, y tu médico la adaptará a tus propias necesidades. Incluso es posible que vaya variando a medida que avanza la gestación. No debes saltarte ninguna comida pues los niveles de glucosa bajarían mucho y se podría producir una hipoglucemia, con las desagradables consecuencias para la madre o el feto.

El ejercicio moderado también es importante, pero recuerda que en ningún caso debes cansarte excesivamente. Controlando las cifras de glucosa durante el embarazo se evitarán problemas como bebés con exceso de peso al nacer y complicaciones en el parto. Luego, seguramente volverás a tener unas cifras de glucosa totalmente normales.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *